LIQUEN: EL MAYOR CÓCTAIL PSICODÉLICO DE LA NATURALEZA

La Naturaleza, de nuevo al habla

Como ya se sabe, la forma molecular de la DMT es tan sencilla, que ésta puede ser sintetizada prácticamente por cualquier ser vivo de nuestro planeta. Hay teorías -no estudios, ojo- que afirman que el propio cuerpo humano podría producir DMT, no sólo desde su glándula pineal, sino desde varios otros órganos, como el hígado o el corazón.


Por otro lado, tenemos la psilocibina, sustancia conocida principalmente por ser el principio activo de los ‘hongos mágicos’, cuyo abanico de variedades es tremendamente amplio.

Recientemente, en 2016, se descubrió en la selva de Ecuador una nueva especie que no sólo producía psilocibina, sino también triptaminas como la DMT.


Cierto es, que descubrimientos como éste cada vez nos llaman menos la atención, y que cada vez tenemos más interiorizada la idea de que los enteógenos naturales están por todos lados; no sólo para los humanos, sino también para los propios animales. Hay quienes imaginamos la vida en la selva hace diez mil años como una permanente fiesta psicodélica y evolutiva.

Por eso, noticias como ésta no hacen sino alimentar el poder de esta teoría.
Imagina, si no, un musgo de colores pegado a las rocas que te manda a otra dimensión con sólo darle un lametazo.

¿Cómo podrían interpretar los primeros hombres algo así, si no pensando que es la propia Naturaleza la que les habla?

El liquen verde, cargado con psilocibina y gran variedad de triptaminas

¿Qué es el liquen?

El liquen es un ser vivo bastante misterioso para los biológos. Sólo puede existir por una relación simbiótica entre las algas y los hongos: el hongo genera una capa protectora que cubre al alga, la cual en respuesta provee al hongo de azúcar, necesaria para la fotosíntesis. Por tanto, se genera un ser que no es una planta, aunque se comporta como tal.

Según un artículo en la revista científica The Bryologist, este nuevo liquen tiene, presuntamente, efectos alucinógenos; incluyendo la palabra “presuntamente” sólo porque no se ha podido testar aún de manera científica.

Fue en 1981 cuando los etnobotánicos Jim Yost y Wade Davis se encontraban haciendo un trabajo de campo en la selva ecuatoriana, cuando les llamó la atención el uso de este psicodélico por parte de la tribu de los Waorani.

Al contrario que la mayoría de las sociedades selváticas americanas, los Waorani no hacen del consumo psicodélico un acto social, sino que ‘era el chaman quien consumía estas sustancias, acompañado por poca gente -o sólo por su mujer-, en mitad de la noche en la selva, o en una casa solitaria. De cualquier manera, es una práctica olvidada hace generaciones, y de la que sólo queda la leyenda.

En 2014, Michaella Schmull hizo el análisis del ADN de este liquen, confirmando que se trataba de una nueva especie, siendo ésta bautizada como ‘Dictyonema huaorani’ . Además, los análisis confirmaron la presencia de sustancias como la psilocibina, DMT, 5-MeO-DMT, 5-MeOT, 5-MeO-NMT y 5-MT.

Por suspuesto, lo especial de este descubrimiento, es que este liquen resulta el mayor coctail de alucinógenos encontrado nunca en un único hongo, animal o planta. Sin embargo, como antes comenté, de momento es muy difícil descomponer el liquen en sus diferentes componentes moleculares; por lo que éstos no se pueden aislar para confirmar sus efectos psicodélicos, que son más que probables.

Con todo esto, el liquen podría considerarse un especimen digno de estudio en pro del bien común, por los enormes beneficios que podrían sacarse de él. Sin embargo, una legislación deliberadamente en contra de los alucinógenos mantiene este estudio a la espera de ser realizado; mientras que las voces a favor de las sustancias enteógenas naturales no dejan de gritar cada vez con más fuerza. Esperemos que, dentro de algún tiempo, hablar del uso de alucinógenos con la intención de ayudar al crecimiento personal, deje de ser un tabú en una sociedad que ya se encuentra suficientemente engañada.

Fuente: www.spiritmolecule.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *